«

»

nov 04

Imprimir esta Entrada

Proyecto de Ley: “2014 Año de las Letras Argentinas”

PROYECTO DE LEY 

Artículo 1°.- Declárese en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el año 2014 como “Año de las letras argentinas” en conmemoración del centésimo aniversario de los nacimientos de Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares.

Artículo 2° – Los papeles oficiales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deben llevar la siguiente inscripción: “2014, Año de las letras argentinas”.

Artículo 3° – Comuníquese, etc.

 

FUNDAMENTOS

Sra. Presidente:

El presente proyecto de ley propone celebrar el recuerdo del natalicio de grandes escritores argentinos, como Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares, el legado que ellos y muchos otros, como los que mencionamos más adelante, nos han dejado a través de sus obras reconocidas a nivel internacional.

Al nominar el 2014 como el año de las letras argentinas, el presente proyecto propone rendir un homenaje real y a la vez simbólico a nuestros autores literarios y a sus obras y crear un espacio temporal que dé lugar a reflexiones compartidas y a encuentros que permitirán producir momentos creativos.

La intención de promover estos espacios tiene que ver con nuestra identidad y se inspira en la percepción de que las palabras construyen los imaginarios, nutren identidades y colorean manifestaciones culturales y expresiones artísticas, dotándolas de una belleza estética que pocos logran moldear.

Todo ese juego creativo ocurre mientras el tiempo y la mayoría de nosotros transcurre sin verlo y es entonces cuando surgen esos seres, que parecen más de cuentos que de realidad, mujeres y hombres que se meten en las palabras y las hacen cobrar vida para decirnos lo que ellos quieren y que solo a veces comprendemos, y con el pasar del tiempo logramos valorar.

Son las escritoras y escritores que forman identidad, hacen cultura y hasta llegan a interpretarnos y convertirse en nuestra voz.

Este es el otro lado del proyecto, el que pretende aportar a rescatar la identidad de todos, desde lo más profundo de la argentinidad. En esa línea de memoria es en la que se sostiene esta iniciativa.

Julio Cortázar, nacido el 26 de agosto de 1914 en la Ciudad de Bruselas (Bélgica), hijo de diplomáticos argentinos. Se recibe de maestro en 1932 y en 1935 comienza la carrera de Filosofía y Letras, da clases y publica estudios de crítica literaria. De esta época es conocida su colección de sonetos Presencia (1938), que publica bajo el seudónimo de Julio Denis.

En los años cuarenta, por problemas políticos, tiene que abandonar su puesto de profesor en la universidad, y comienza la publicación de artículos y relatos en revistas literarias. Tras conseguir el título de traductor oficial de inglés y francés se traslada a París, donde trabaja como traductor de la UNESCO.

En 1951 comienza su exilio. Dedica su vida a viajar, pero reside principalmente en París. Las traducciones que realiza de Edgar Allan Poe (entre otros) influyen en su obra, como por ejemplo en su colección de relatos Bestiario (1951).

A pesar de haber realizado distintas publicaciones durante todos estos años, su fama se consolida con la publicación de Rayuela (1963), su obra maestra que refunda el género.

El viaje que realiza a Cuba en los sesenta, le marca tanto que comienza su andadura política. Apoya a líderes políticos como Fidel Castro, Salvador Allende o Carlos Fonseca Amador. Forma parte del Tribunal Internacional Russell, que estudiaba las violaciones de Derechos Humanos en Hispanoamérica. En su Libro de Manuel (1973), queda reflejado su compromiso político.

En los años siguientes se destacan los poemas Pameos y meopas (1971), los relatos de Octaedro (1974) y Queremos tanto a Glenda (1980) o Un tal Lucas (1979) y Los autonautas de la cosmopista (1983) de su obra miscelánea. Éste último fue escrito en colaboración con su tercera y última esposa, Carol Dunlop. En 1984, recibe el Premio Konex de Honor en Argentina.

Poco antes de fallecer el 12 de febrero de 1984, publica su libro de poemas Salvo el crepúsculo (1984) y los artículos Argentina, años de alambradas culturales (1984).

Adolfo Bioy Casares, nacido el día 15 de septiembre de 1914 en Buenos Aires, fue un reconocido escritor de la literatura argentina, casado con otra célebre escritora como lo fue Silvina Ocampo y entrañable amigo de Jorge Luis Borges.

Sus primeras obras datan de 1929 cuando escribió Prólogo, manuscrito que revisó y mandó a imprimir su padre y ya en 1933 publicó el volumen de cuentos Diecisiete disparos contra lo porvenir.

Su labor literaria ha dejado novelas como: La invención de Morel (1940), Plan de evasión (1945), El sueño de los héroes (1954), Diario de la guerra del cerdo (1969), Dormir al sol (1973), La aventura de un fotógrafo en La Plata (1985), entre otras obras.

También se encuentran una serie de obras escritas en colaboración con Borges, firmadas con los seudónimos de B. Suárez Lynch, H. Bustos Domecq, B. Lynch Davis y Gervasio Montenegro: Seis problemas para don Isidro Parodi (1942), Dos fantasías memorables (1946), Un modelo para la muerte (1946), Crónicas de Bustos Domecq (1967), Nuevos cuentos de Bustos Domecq (1977) y también a dos guiones cinematográficos, Los orilleros y El Paraíso de los creyentes (ambos de 1955).

En 1990 obtiene el Premio Miguel de Cervantes, máximo galardón de las letras hispánicas. En 1990 obtiene el Premio Miguel de Cervantes, máximo galardón de las letras hispánicas. El 8 de marzo de 1999 fallece en Buenos Aires.

Otra conmemoración a celebrarse en 2014 que fundamentan esta iniciativa, es el 80 aniversario de la creación de Argentores, cuya historia se remonta a fines del siglo XIX en un contexto en que los derechos intelectuales de los autores argentinos estaban muy desprotegidos. Carecían de un marco legal que los amparara y no se encontraban organizados de forma tal que pudiesen hacer oir sus reclamos.
En ese escenario, Enrique García Velloso siendo uno de los autores que más se destacó en la lucha de conseguir el respeto del derecho autoral y fue, podría decirse, el precursor de dos destacados intentos por la organización de la lucha, plasmados en las fundaciones de la Sociedad de Artistas Líricos Dramáticos en 1901, seguida en 1907 por la fundación de la Sociedad de Autores Dramáticos y Líricos.
En 1910 George Clemenceau, reconocido escritor francés y líder socialista, se hallaba en Buenos Aires invitado especialmente por el gobierno con motivo de centenario de Argentina, cuando se entera que su comedia “El velo de la felicidad” se representaría en Buenos Aires, por lo que exigió el pago de sus derechos de autor, como le correspondía; derechos que ya regían en Francia desde 1791. Pero en Argentina existía al respecto, un vacío legal lo que derivó en un verdadero escándalo que provocó la sanción de la Ley 7092 presentada por el diputado Manuel Carlés.
Enrique García Velloso, aprovechando la sanción de dicha Ley, retomó su convocatoria y el 11 de septiembre de 1910, reuniendo a muchos autores en su domicilio, fundan Argentores, que en ese momento se llamó Sociedad Argentina de Autores Dramáticos.
Pero la historia no terminaría ahí sino que a fines del año 20 y comienzo del 21 se produjo en la Sociedad un enfrentamiento entre los autores que culminó con la escisión de un grupo que se unificó en el Círculo Argentino de Autores.
Posteriormente en 1933 se sanciona la Ley 11.723 de Propiedad Intelectual, a iniciativa de los Dres. Roberto Noble y Fernando Sánchez Sorondo, y se fusionan administrativamente la Sociedad y el Círculo. Esta acercamiento administrativo de las dos organizaciones se concreta el 17 de diciembre de 1934 en la Asamblea Constituyente de la Sociedad General de Autores de la Argentina -ARGENTORES-.
También en 1934, durante el Congreso de Varsovia, Argentores es admitida en la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores, CISAC CISAC (Confederación Internacional de Sociedad de Autores).
Al declarar el 2014 como año de las letras, rendimos un justo homenaje a Argentores a 80 años de su postrera y definitiva fundación.
Hoy la Sociedad General de Autores de la Argentina, Argentores es una Asociación Civil y Mutual que ha hecho realidad el sueño de sus fundadores siendo además, reconocida como la Sociedad de Gran Derecho más importante a nivel mundial.
Por último, es justo mencionar a otros autores que, en algunos casos superan el centenario de su nacimiento, ocupan un importante lugar en nuestra literatura contemporánea y el homenaje que se pretenden rendir con esta ley, entre ellos debemos mencionar:

160 aniversario del nacimiento de Pedro Bonifacio Palacios (San Justo, Argentina, 13 de mayo de 1854 – La Plata, Argentina, 28 de febrero de 1917), conocido también por el seudónimo de Almafuerte, fue un maestro y poeta argentino.

140 años del nacimiento de Leopoldo Lugones (n. Villa de María del Río Seco, Córdoba, Argentina, 13 de junio de 1874 – † Tigre, Buenos Aires, Argentina, 18 de febrero de 1938) fue un poeta, ensayista, periodista y político argentino.

115 años del nacimiento de Jorge Luis Borges ((Buenos Aires, 24 de agosto de 1899 – Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX.

80 años del nacimiento de Tomás Eloy Martínez (Tucumán, 16 de julio de 1934 – 31 de enero de 2010) fue un escritor y periodista argentino, guionista de cine y ensayista.

70 años del nacimiento de Roberto “el Negro” Fontanarrosa (Rosario, 26 de noviembre de 1944 – Rosario, 19 de julio de 2007), fue un humorista gráfico y escritor argentino.

En la Argentina, existieron y existen escritores que han dejado una marca de prestigio en la historia mundial, enriqueciendo el acervo cultural de nuestro país; por ello considero importante celebrar su nacimiento para honrarlos, es por este motivo que solicito la aprobación del presente proyecto de Ley.

Enlace permanente a este artículo: http://www.martinezbarrios.com.ar/proyecto-de-ley-2014-ano-de-las-letras-argentinas/

Deja un comentario